Hacer que se pueda.

Ya conozco de esas verdades tan ciertas. Que la diferencia entre un día malo y uno bueno es nuestra actitud. Lo que hace extraordinario a lo ordinario es ese “extra” que depende de nosotros. Que no controlamos lo que sucede afuera pero podemos decidir cómo queremos responder a esto. Que la vida y cuanto en ella acontece es cómo uno quiera mirarla, uno tiene el poder de elegir los lentes que usa para mirar y vivir la vida. Que construimos nuestra realidad a través de los pensamientos que hemos decidido creernos. Que somos los únicos responsables de nuestra felicidad y nuestro bienestar, lo cual más que un derecho y un deber, es un privilegio, saber que estas a cargo de tu vida. Que poseemos el poder de decidir cómo queremos estar y cómo nos queremos sentir.

Cuantas certezas entendidas y asumidas. Y aún así, permanece ese deseo primario de dejarse caer, de contar con alguien, un espacio, un lugar, un instante, unos brazos donde simplemente dejarse caer, abandonarse, sentir que has llegado a casa y todo esta bien.

Que todo lo que sabemos, sentimos y deseamos deje de ser excluyente, que encontremos la manera de hacerlo compatible, para crear un lugar común donde puedan coexistir verdades y deseos,  donde  ambos sean posibles y realizables.

Advertisements

One thought on “Hacer que se pueda.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s