Vivir es un acto de fe.

Hace tiempo cambie los “por qué?” por los “para qué?” Creo que en esta vida todo sucede para algo y casi siempre para bien, todo tiene un propósito aunque en el momento que lo estamos viviendo nos cueste trabajo entenderlo o aceptarlo. La claridad nos llega casi siempre en retrospectiva, al mirar hacia atrás todo cobra sentido y comprendemos su razón de ser. La vida casi siempre nos enseña que aquello que creíamos un inconveniente, termina siendo una bendición. Se trata de poder ver las bendiciones escondidas detrás cada situación y experiencia que se nos presenta. Aprender a mirar con los ojos del alma.

Otra de mis certezas de vida es que lo que nos hace sentir mal, lo que nos provoca frustración, malestar y sufrimiento, no son los hechos por sí solos, si no nuestra interpretación personal y muy particular sobre el hecho, nuestros pensamientos asociados a este. Se trata de estar conscientes, observar e identificar aquel o aquellos pensamientos que provocan la tristeza, el enojo, la frustración o la emoción que siento, para dejar de poner mi atención allí. Evitar dedicarle tiempo y energía a esos pensamientos que decidí creerme y que provocan esos sentimientos que me hacen tanto daño. Dejar de poner nuestra atención en los pensamientos que no me sirven porque me hacen sentir mal. Intentar separar las interpretaciones de los hechos y más aún, cuestionarnos esos pensamientos hasta deshacerlos.

Intentemos contemplar los pensamientos en la mente como a las nubes en el cielo, ellos están ahí, los puedo ver, observo cómo se mueven, cómo cambian, cómo pasan y decido que no me voy a enganchar en ellos, voy a dejarlos ir,  porque mi mirada y la plenitud de mi Ser, está más allá de las nubes, está en el cielo…o en el mar…en el infinito que nos une y nos conecta, desde el alma.

Uno de lo más aportes más valiosos de la psicología positiva es que nos ofrece un nuevo paradigma, desde el cual en lugar de enfrascarnos en disminuir y aliviar el sufrimiento o el malestar emocional, dediquemos nuestra atención y energía a construir y amplificar nuestro bienestar. Uno siempre tiene el poder de elegir donde pone su atención, lo cual resulta crucial porque donde pones tu atención, crece… y lo que resistes, persiste… cuando le entregas tu energía a lo que no quieres, a aquello que te hace sentir mal. Se trata de crear nuestro bienestar poniendo la atención en aquello que si funciona, si me gusta, si está bien y me hace sentir bien. Construir nuestro bienestar dedicando la energía, cuidados y presencia a esas personas, relaciones y áreas de tu vida donde encuentras satisfacción y bienestar.

Aprendí que la paz no es la ausencia de conflicto. Los conflictos forman parte de las relaciones al igual que son parte de la vida, nos ayudan a conocernos, a poner limites saludables en nuestras relaciones, a aprender y crecer. Descubrí que puedo vivir con ellos porque siempre me ofrecen la oportunidad de aprender lecciones importantes y necesarias para mí. Cuando evitamos el conflicto casi siempre lo estamos internalizando, lo llevamos hacia dentro de nosotros, con el consiguiente costo emocional, negándonos la oportunidad de aprender y de ganar presencia en el mundo exterior. Se trata de comenzar a mirar las experiencias que vivimos bajo la luz y el propósito de aprender, crecer y compartir, lo cual le confiere propósito y valor a este viaje que llamamos vida.

La paz es un lugar interior, un espacio dentro de uno, en el centro y la esencia de lo que somos, a la cual podemos conectarnos de muchas maneras, para intentar vivir y actuar desde allí. Lo que sucede afuera nos afecta, en especial, las interpretaciones que le damos a esto que sucede afuera.  Por eso es tan importante tomar tiempo y distancia cuando se presentan situaciones que nos sacan de nuestro centro, para evitar reaccionar ante esto.

El cuerpo emocional está acostumbrado a reaccionar, es su naturaleza, por eso procuremos hacer una pausa para evitar reaccionar y comenzar a responder de la manera que mejor nos ayuda a comunicarnos y relacionarnos. Concedernos tiempo para que nuestras respuestas y acciones sean el resultado de nuestras decisiones, dejando de reaccionar en automático, tomando en cuenta lo que queremos y lo que no queremos, para nosotros, nuestra vida y nuestras relaciones.

La felicidad es un acto de decisión personal, uno decide ser feliz. Es un estado general y superior de la existencia. Se puede ser feliz, lo cual no significa que estés todo el tiempo contento. Habrá momentos en los que no te sientes bien o te pongas triste o te gustaría que algo fuera diferente. Estas son situaciones temporales y especificas dentro de un estado más amplio, superior y permanente de bienestar o felicidad. Ambos, lo transitorio y lo permanente más allá del momento, la situación, los pensamientos y las emociones asociadas a todo esto, son cierto y válido, todo tiene su razón de ser. La razón primera o más evidente, su beneficio inmediato, es aprender las lecciones que nos son entregadas. Los significados son dinámicos y según pasa el tiempo estos evolucionan de su carácter más universal para convertirse en razones y lecciones más cercanas y personales, significados propios.

En la vida no hay errores, sólo existen lecciones y las lecciones se repiten hasta que nos las aprendemos. Detrás de cada relación, de cada persona y de cada experiencia hay enseñanzas de vida importantes y necesarias para nosotros, para crecer adentro, para despertar, para evolucionar hacia otro nivel de consciencia, una nueva manera de experimentar la vida. A vivir se aprender viviendo y eso nadie más puede hacerlo por ti. Tu vida es tuya. Cada relación es una escuela y cada persona en ella es un maestro.

Todos actuamos y nos comportamos de acuerdo a nuestro tipo de personalidad, el entorno en el que crecimos y nuestro nivel de conciencia. Nuestra actitud, respuestas, decisiones y acciones son el resultado de cómo somos, los lentes a través de los cuales miramos la vida, nuestra historia personal, las circunstancias que nos rodean y el nivel de conciencia que poseemos. Todo esto nos permite comprender mejor a nosotros y a los otros. Darse cuenta será siempre es el primer y el más importante paso en el camino a partir del cual lograr aquello que deseas.

Los escritos que aquí les comparto indican el camino hacia el reencuentro con uno mismo. Cuanto en ellos entrego lleva el propósito implícito de comprender, descubrir y aprender cómo soy, qué quiero, qué es importante para mi, cómo puedo lograrlo, qué es posible, qué depende de mi, qué está en mis manos, con cuáles recursos cuento, dentro y fuera de mi? Ofrece un espacio para reflexionar, meditar y vivir hacia la dirección donde ellos señalan, regresar a uno mismo, a ti, a tu esencia, a quien eres en realidad, a tu verdadera naturaleza. Para conectar con tu Ser. Vivir y actuar desde allí.

Tan importante como aprender es hacer, aplicar y utilizar aquello que hemos aprendido. Porque entender no pasa de ser únicamente un ejercicio intelectual reducido al espacio de la mente. El verdadero cambio en nuestra vida, aquello que nos llevará a lograr lo que deseamos, son nuestras acciones. Tan significativo como contar con el conocimiento será aplicar cuánto hemos aprendido en este camino, para de este modo lograr los resultados que deseamos. Tus acciones, tus decisiones y tu actitud son el puente que te llevará de tus sueños a la realidad que deseas vivir.

Advertisements

4 thoughts on “Vivir es un acto de fe.

  1. GRACIAS POR COMPARTIR PENSAMIENTOS COMO ESTE, CON TAL CLARIDAD, PROFUNDIDAD Y A LA VEZ SENCILLEZ, QUE PERMITEN ENTENDER POSTULADOS DE LA VIDA QUE NOS PUEDEN PASAR DESAPERCIBIDOS PERO QUE SI LOS CONSIDERAMOS CON DETENIMIENTO NOS AYUDAN A ENTENDER MUCHAS COSAS, MUCHAS PREGUNTAS QUE EN APARIENCIA NO TIENEN RESPUESTA O AL MENOS NO ES FÁCIL ENCONTRARLA; AMÉN DE LA PAZ, ARMONIA Y TRANQUILIDAD QUE PROVOCAN EN NUESTRO INTERIOR, EN NUESTRA ALMA O ESPÍRITU, MERCED LA COINCIDENCIA CON LAS IDEAS VERTIDAS. GRACIAS DE VERDAD, SALUDOS Y BENDICIONES.

    • Querido Luis Eduardo, gracias infinitas a ti por estar aquí, por tu presencia y compañía en este espacio, por tus palabras y comentarios que la dan valor y significado a todo lo que aquí entrego.
      Un abrazo muy fuerte para ti y todas las bendiciones.

  2. Querida Bety, esta experiencia única de vivir la vida es un privilegio, aún más tratando de ser coherentes con lo que pensamos, decimos y hacemos..que es todo un trabajo personal.
    Es una bendición que puedas compartirnos todas estas reflexiones que no siempre se tiene la capacidad para expresarlo y hacerlo sentir como tu lo haces. Gracias
    Un abrazo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s